AYUDAS AL COMERCIO MINORISTA


  • junio 12, 2015
  • admon
Ampliar foto

Castilla-La Mancha lanza un nuevo paquete de ayudas dirigidas al comercio minorista, por valor de 2,5 millones de euros

Se trata de dos nuevas líneas de ayudas públicas, dirigidas al tejido comercial de Castilla-La Mancha, tanto a las pequeñas y medianas empresas comerciales, como a sus asociaciones, que se enmarcan dentro de las propuestas estratégicas que se configuran en el Plan de Inversión y Creación de Empleo de Castilla-La Mancha (PICE) y concretamente en el Programa de acción de apoyo al sector comercial.

Por un lado, las Ayudas al fomento de la competitividad, modernización y potenciación de la actividad del comercio minorista, dentro del cual se distinguen 5 programas:

Programa 1: Planes de implantación de las TIC
Programa 2: Promoción de la calidad (UNE 175.001)
Programa 3: Promoción del diseño
Programa 4: Promoción de las “zonas comerciales prioritarias”
Programa 5: Cooperación empresarial
Todos ellos orientados a dimensionar más adecuadamente el tejido comercial de la región y las empresas que lo conforman y a la modernización del pequeño comercio a través de la potenciación del uso de las TIC, la implantación de sistemas de calidad, la promoción del diseño y de las zonas comerciales prioritarias y la cooperación interempresarial.

Y por otro, las Ayudas para apertura de establecimientos comerciales los domingos y festivos autorizados, destinadas a subvencionar los costes salariales derivados de la realización de horas extraordinarias o de la contratación de nuevos trabajadores que presten sus servicios los domingos y festivos de apertura autorizada en establecimientos comerciales ubicados en Castilla-La Mancha.

El objetivo de estas medidas es favorecer al pequeño comercio ya que los comerciantes castellano-manchegos deben competir con comercios de otras regiones más agresivas, con mayor número de festivos de apertura y con amplios horarios comerciales. Se pretende, en este sentido, seguir potenciando la actividad empresarial, corregir los desequilibrios comerciales territoriales y espaciales de la oferta comercial y contribuir no solo a evitar la destrucción de empleo, sino a crear nuevos puestos de trabajo vinculados a este sector, coadyuvando a dimensionar más adecuadamente nuestro tejido comercial e incentivando la apertura de los establecimientos comerciales los domingos y festivos autorizados.