V RUTA DE SENDERISMO ÁRBOLES SINGULARES Y ESPECTACULARES VISTAS


  • marzo 7, 2015
  • admon
Ampliar foto

El pasado domingo se celebró, con algo más de 50 participantes, la quinta ruta del programa de senderismo por la provincia que organiza la Diputación. Con una dificultad media y 17,7 kilómetros de recorrido, el recorrido denominado Ruta de árboles singulares y alto de los tres ríos transcurrió por lugares emblemáticos de la sierra de Alcaraz.
Tal y como explica su relato, el día amanecía frío pero soleado, y tras dejar el autobús en el Roble Gordo de Caballería en la Cañada de los campamentos de Malpaso -roble salvado de la tala que en la zona se realizaba para hacer carbón vegetal- comenzamos la ruta por un camino que sale a la izquierda de la carretera entre encinas, coscojas, robles quejigos, tres de las especies de Quercus que nos acompañarían.
Comienza el camino en subida y nos desviamos unos metros para visitar el primero de los árboles singulares: la Carrasca de la Centella, una centenaria encina abatida en parte por un rayo, que sobrevive aunque muy maltrecha. Aquí atendemos las interesantes explicaciones de Juan Parras, miembro del club de Montaña El Collao de Alcaraz, encargado de organizar la ruta.
Además, también se agradecían las paradas explicativas ya que era un respiro en el buen ritmo que llevábamos. Continuamos nuestra ruta hacia la Cañada del Rancho, en la cuenca del Júcar, para pasar enseguida a la de Toromocho.
Nos dirigimos al Alto de las Coronillas, pico de 1.484 metros, que se encuentra en la Cuerda de los Almenaras. Sus laderas vierten las aguas a tres ríos, Júcar y Segura, de la vertiente mediterránea, y al Guadalquivir en la vertiente atlántica. Conforme íbamos ganando altura las piernas y la respiración se resentían y, tras varias paradas, llegamos a la cima, desde donde se podía contemplar una vista espectacular de la Sierra de Alcaraz y el Campo de Montiel. Aquí, al sol, nos tomamos el bocata y descansamos un rato.
Descendemos ya por pista hacia la parte alta de Cañada de Malpaso y podemos contemplar la belleza de este bosque.Entre sus pinos blancos destaca el Cucaña, por su altura y rectitud. No muy lejos se encuentra otros árboles singulares, el Tirachinas (al que dan nombre sus ramas) y el Calixto (nombre del forestal que lo indultó de una tala).

símbolo local. Desde aquí ascendemos hasta la Cañada de Bogarra, lugar donde hay refugios e instalaciones para organizar campamentos o pasar un placentero día de campo. Una preciosa senda  nos lleva hasta el árbol singular más conocido del municipio, el Pino-Roble, símbolo de Peñascosa: un pino centenario nacido en el interior de un roble milenario, del que apenas queda una pequeña parte.
Aquí, no muy lejos de donde empezamos, acaba nuestra ruta de campo y el autobús nos recoge para desplazarnos hasta la ciudad de Alcaraz. Tras saborear una comida típica en el restaurante Mirador de la Sierra de Alcaraz, hicimos una visita guiada por el valioso casco histórico. Después, una parada en una almazara ecológica de aceite de oliva virgen extra cerró la jornada.
La siguiente ruta tendrá lugar el domingo 22 de marzo en Alpera.Denominada El Bosque-Montepinar, será de 17 kilómetros